Publica tu libro

Desde esta sección podrá contactarse con nosotros para publicar su libro.

Este Instituto ha tomado a su cargo el desarrollo de las acciones y propósitos del Fondo de Cultura y Mecenazgo del Sur en convenio con dicha entidad.
Nuestro objetivo a través de esta alianza, es crear en este espacio una editorial virtual, en la cual tú podrás editar tu primer libro.

Podrás optar por editar este tipo de obras:

1. Novelas
2. Nouvelles (novelas breves)
3. Cuentos (uno o una colección de ellos)
4. Relatos
5. Ensayos sobre humanidades, arte y ciencias sociales en cualesquiera de sus ramas
6. Poesías y poemarios
7. Críticas literarias

Son condiciones indispensables para que editemos tu obra que no tengas ningún libro publicado (no es obstáculo que tengas un blog o colabores con alguno), pues nuestro interés es brindarte la oportunidad de darle visibilidad a tu trabajo y ayudarte, así, a darte a conocer en el complejo mundo editorial.

Un comité del Fondo de Cultura examinará tu obra, que puedes enviarnos a la dirección mecenazgo@iidhamerica.org.
También puedes enviarnos, si lo deseas, una fotografía tuya y un resumen de tu trayectoria desde el siguiente formulario.

Muchas gracias, se ha enviado su publicación!

Ocurrió un error, por favor vuelva a intentarlo.






Entre todas las memorias iberoamericanas, la más curiosa custodia un trayecto cultural que no se privó de ninguna de las artes. Hemos vivido iluminados por ellas.

Hay momentos en la historia que parecen de sumisión y fatiga. Son crímenes que -como dicen que Carlos Primero decía- comete el tiempo y nadie más. La pluma se seca como un arroyo que el sol calcina; los colores se opacan y el sonido enmudece; el pensamiento, confundido por una fuerza centrípeta, se ensimisma y abochorna.

Como a los hombres de cansada voluntad, es preciso sacudir al tiempo de sus vanas pesadumbres y recordarle todos sus deberes creativos. Es la única forma de no ser una muchedumbre de mamíferos: de un panal o un rebaño sólo nos distingue la cultura, además de que esos bellos organismos animales están mejor administrados.

La cultura: tragedia hecha de espasmos en la noche, poemas leídos en voz alta, barítonos que enlutan el crepúsculo, colores estampados en tela que fue blanca y es ahora piedad o bravura, formas del acero y el mármol, valentías del escenario. Y también: la lenta precisión de geómetra que traza las líneas del teorema.

La cultura sucede. Con ayuda o sin ella sus fieles francotiradores se alistan todas las mañanas para hacer la tarea de la jornada y esperan vanamente que alguien ayude con la carga de la víspera. Nuestros científicos y creadores han reclamado, una y muchas veces, alguna prioridad para sus quehaceres.

Ahí está el destino: en la belleza del arte y en la verdad de la ciencia. El trayecto histórico de la justicia sólo es épico y la verdad también cuenta por su valor estético.

Una sociedad no puede vivir sólo con poesía pero no vale la pena sin ella. Es probable que en el momento trágico de la lucha por la vida nos conmueva más la belleza de su amanecer que la fertilidad de la tierra conquistada. Un hombre es todo eso: el Renacimiento pudo recrear la ciencia y el arte porque sus actores eran políticos y comerciante pero a la vez historiadores y poetas, pintores y arquitectos. Dante escribía y gobernaba Florencia; Bernini esculpía y comerciaba; los Médicis prosperaban junto al arte que auspiciaban y también gracias a él.

El Fondo de la Cultura y Mecenazgo, bajo los auspicios del IIDH-América, sin más política –y sin menos- que el aliento al desarrollo cultural en cualesquiera de sus expresiones, está destinado restaurar y promover.

Como una ebullición de buena fe, convocamos a quienes entiendan, de cualquier modo, que sin arte y sin ciencia, sin sutiles entonaciones ditirámbicas, la vida en sociedad es mero transcurso colectivo, amontonamiento visceral de gentío invertebrado.

©Fondo de Cultura y Mecenazgo del Sur.

La edición on-line no tendrá costo alguno para el autor ni liquidará derechos de autor en beneficio de ninguna de las partes. El autor seguirá siendo el titular de los derechos de la obra.



Espacio dirigido por Yamid Zuluaga.